Evaluación a Estudios de Impacto Ambiental (EsIA)

La Unidad Ambiental Sectorial, apoya al Ministerio de Ambiente en la evaluación en los aspectos de nuestra competencia a los EsIA en diversas regiones del país,  lo cual incluye, la 1Inspección ocular los sitios elegidos para la realización de Proyecto, esta actividad involucra establecer logística y coordinación con los promotores, evaluadores regionales y las vistas técnicas de campo. A cada uno se le remite un informe con observaciones técnicas, los cuales son enviados al departamento de Evaluación de Estudios de Impacto Ambiental del Ministerio Ambiente para que emita sus recomendaciones o conclusión sobre cada EsIA. Los Estudio de Impacto Ambiental es una herramienta predictiva de los Impactos que puede producir una acción sobre el terrenos, es por ello que debe contarcon una línea base detallada, incluyendo los diversos métodos de evaluación para cada recursos existentes. Solo conociendo los que existe podemos calcular y predecir los daños que se ocasiona al medio en una determinada zona.

2

Cada año se evalúa un promedio de 50 documentos de EsIA, de los cuales el 85% representan categoría II y 15% a categorías III.  La mayoría de estos estudios son relacionados a actividades comerciales, residenciales / turismo, muelles y  energías. La mayoría de estos estudios se desarrollan en las provincias de Colón y Panamá.

 

 

 

 

 Evaluación a Información Complementaria

Como parte del proceso de evaluación a los EsIA, la información complementaria son las respuesta que de el Promotor a los evaluadores para ampliar la información y resolver interrogantes, nuestro departamento siempre solicita alguna información adicional, muchas veces la responde parcialmente o el Ministerio de Ambiente no la considera necesaria, por tanto no la solicita.

 Evaluación a Auditorías Ambientales AA y Programas de Adecuación y Manejo Ambiental PAMA.

 Aunque son evaluaciones a actividades que realizan las Empresas estas son realizada en menor cantidad, podemos decir que a nuestro departamento cada año se evalúan cerca de 5 Auditorías Ambientales, distribuidas en toda la República, donde igual que los EsIA se emiten nuestras observaciones, en este caso al Departamento de Protección a la Calidad Ambiental del Ministerio.

3

Denuncias

Las denuncias Ciudadanas por lo general  involucra varios técnicos dependiendo de la denuncia, por lo general es de muerte de peces, vertimiento de contaminante, basura en el mar, ect.

4

Capacitaciones 

La capacitación en temas de actualidad es atendida  por el personal técnico del departamento el cual intercambia experiencia, se nutre de avances tecnológicos y métodos de evaluación; de igual forma esta información es utilizada en las diversas acciones que nos competen.

  • Reunión con la Secretaria de Metas de la Presidencias sobre la Evaluación Ambiental a los 5Proyectos emblemáticos de la gestión de gobierno de Panamá.

 

 

 

 

 

6

  • Taller con la Secretaria de Energía de Panamá sobre el Levantamiento Sísmico de los Mares de Panamá, en la prospección de fuentes de energía.

 

 

 

 

 

 

 

  • Reuniones informativa para la presentación de proyectos de generación Eléctrica utilizando con nuevas meto7dologías por parte de la empresas de Energía AES Panamá.

 

 

 

 

 

  • Jornada de capacitación. Con el tema “Creando Capacidades para enfrentar desastres Naturales” El N8iño El Evento El Niño. Cuidad del Saber.

 

 

 

 

 

 

 

  • Taller Resultados del Análisis de Situación y Propuesta de Mejoras para la pesquería de pargo en el Par9que Nacional Coiba” y El Archipiélago de las Perlas.

 

 

 

 

 

 

Educación Ambiental

 

  • Beneficios de Los Mares

Los océanos son nuestro recurso más valioso. Contienen un 99% del espacio ocupado por la vida en nuestro planeta, poseen el 97% del agua del planeta, producen más de la mitad del oxígeno en la atmósfera, y regulan el clima de la tierra. Otorga múltiples servicio ecosistémicos a la población como es la capacidad de las microalgas para absorber CO2, proveer a mil millones de personas de proteína básica para su alimentación, Belleza escénica, estética y naturalidad para la sociedad, recursos para que un 40% de la población mundial viva a menos de 100 km de la costa, los comercios basados en el océano contribuyen a más de 38 millones de empleos y la actividad económica mundial de los océanos estimados por la UNESCO tiene un valor de entre 3-6 mil billones de dólares (USD) anuales, Fuente de riquezas y energía para muchos estados entre otros. Pese a esto la capacidad de los mares está siendo superada por el crecimiento de la población mundial, por lo que se estima que para el 2050, nuestra población humana requerirá casi el doble de alimentos que hoy en día, como resultado del aumento de la población a 9 mil millones y un aumento (esperado) en la prosperidad y el crecimiento de la clase media. Más comida se requerirá de los océanos para ayudar a satisfacer esa creciente demanda. Y así los demás servicios que nos brinda serán sometidos al agotamiento, ya que su producción va ser menor que lo que demanda la población para satisfacer sus necesidades.  Hoy día alrededor del 28 por ciento de las poblaciones mundiales de peces se encuentran ya sobreexplotadas. Al mismo tiempo, el cambio climático amenaza la biodiversidad, alterando los hábitats y la productividad de nuestras pesquerías.

  • Características del agua de mar

Los mares y océanos constituyen el 97% del agua disponible en la Tierra, en zonas tropicales posee características como salinidad producto de concentraciones de sales minerales hasta un  35 ‰ (3,5 % o 35 g/L) como media. La densidad media en superficie es de 1,025 g/m/L. Además lo iones de sales produce una alta conductividad entre 50.000 – 60.000 µS/cm. Durante muchos años, se consideró erróneamente, que vertir los desechos en los cuerpos de agua era una buena solución para deshacerse de ellos. Se tenía la idea de que por ser el volumen de aguas residuales mucho menor que el volumen de los ríos y océanos, la concentración de contaminantes se diluiría hasta niveles inocuos. Los cuerpos de agua tienen una gran capacidad para degradar y mineralizar gran cantidad de los contaminantes que se vierten en ellos, pero los microorganismos que realizan la degradación requieren de tiempo para ello. Si la descarga continua de contaminantes rebasa los tiempos de degradación, se pueden acumular contaminantes hasta alcanzar niveles tóxicos para los mismos organismos degradadores. El origen de los contaminantes que se encuentran en los mares es muy diverso. Durante el recorrido que realizan los ríos a través del continente para llegar al mar, arrastran gran variedad de materiales, que van desde minerales y nutrientes, hasta toda clase de residuos generados por las actividades humanas: aguas residuales de los asentamientos humanos, fertilizantes y plaguicidas aplicados en las actividades agrícolas, desechos de la ganadería, sustancias químicas empleadas en la minería, residuos de la construcción de infraestructura en la franja costera y la descarga de aguas residuales industriales, entre otros. Las actividades terrestres son responsables de alrededor del 70% de la contaminación presente en los mares.  Nuestro país cuenta desde 2005 con el anteproyecto de ley sobre Calidad de Aguas Marinas y Costeras, normas que aun no ha sido aprobado, por lo que es necesaria su aprobación para poder regular  y velar por la calidad del agua marina y costera de Panamá. Somos un país de vocación de tránsito de naves y actividades navieras, esta a expuestas a derrames accidentales de combustibles, intercambio de agua de lastre y el tránsito de embarcaciones de diversas latitudes que pueden afectar la calidad del agua de mar.  Desafortunadamente, además de su efecto sobre los ecosistemas marinos, muchos de los contaminantes que llegan al mar pueden generar un efecto negativo en la salud humana, dependiendo de su concentración y del tiempo de exposición. Los daños más comunes a la salud que pueden producirse por nadar en aguas contaminadas son las enfermedades gastrointestinales, irritación en la piel e infecciones en los ojos y oídos. A pesar de que estas infecciones generalmente no son graves, la industria del turismo puede afectarse por playas cuya agua carece de la calidad requerida por los turistas.

  • Contaminación de los Mares

 

Se considera que el agua tiene importancia fundamental en el desarrollo de las actividades humanas, y su uso se puede aplicar en los siguientes ámbitos: doméstico, agrícola, industrial, pesquero, recreativo y de transporte; por lo tanto, se hace indispensable que el agua tenga calidad y que sea utilizada racionalmente. Sin embargo, el hombre ha tomado, desde los tiempos más remotos y debido a su ignorancia, las aguas de nuestro planeta como el lugar natural para arrojar en ellas los desechos inútiles.

Entre los principales contaminantes que pueden derivarse de actividades que se llevan a cabo en tierra y de la relación océano-atmósfera se encuentran: las aguas residuales domésticas y los desechos agrícolas; los detergentes; los plaguicidas, el petróleo y sus derivados; las sustancias químicas; los materiales radiactivos; el calor residual y los desechos sólidos. Fuera de esto ocurren accidentes como derrames de hidrocarburos, cuando el petróleo se derrama cerca de la costa o una mancha petrolífera deriva a la zona intermedia de las mareas y a las playas, se produce una mortalidad en gran escala de organismos marinos, algunos de ellos de valor comercial.

El volumen y la calidad de las capturas y los desembarques de organismos acuáticos de valor comercial, incluidos los vegetales, pueden estar afectados directa o indirectamente por la contaminación. Sus efectos en este ámbito pueden ser: la reducción de las existencias con una mortalidad en masa, el declive o cambios en las características ambientales, la aparición de un mayor número de enfermedades tanto en los organismos acuáticos como en el hombre, y la adquisición de cierto grado de toxicidad de los productos acuáticos.

Hasta fecha muy reciente esto se consideró como un problema sin importancia, si se exceptúan algunas áreas localizadas próximas a grandes puertos o donde se realizan actividades mineras o bien los ríos que pasan cerca de ciudades con población abundante.  La Organización de las Naciones Unidas ha dado, para la contaminación marina, la siguiente definición: “es la introducción por el hombre en el medio marino, de sustancias o energías que puedan ocasionar consecuencias nefastas, tales como daño a los recursos biológicos y por consiguiente a la salud humana, trabas a las actividades marítimas, incluyendo la pesca, disminución en la calidad del agua del mar desde el punto de vista de su utilización, y reducción de las posibilidades ofrecidas para el descanso.”

El cambio climático, la sobrepesca, las especies invasoras y la contaminación por basuras está acabando con la vida en los océanos, la pérdida de biodiversidad es tan alarmante que el mar está perdiendo toda su riqueza. Aun al verlos tan inmensos,  los océanos son vulnerables a la acción no planificada del hombre, es  por ello que cada uno debe contribuir a tener un mar saludables. En la actualidad, la Tierra está de nuevo en un periodo de aumento de extinciones y riesgo de extinciones, esta vez, principalmente por factores humanos”, afirman los científicos.

 

  • Isla de Plástico

Somos más de 7.000 millones de habitantes en este planeta, y el número  sigue creciendo, ya que hay un aumento poblacional de 210.000 personas por día. Lo difícil es que producimos 1 kg de basura
diaria, por lo que en un día se generan alrededor del mundo 6.500 toneladas de desechos en tan sólo un día. De éstos un amplio número de residuos no son biodegradables y el tiempo que transcurre hasta que podemos hablar de una descomposición al menos parcial puede ser muy prolongado, además de que muchas veces los residuos son altamente contaminantes.

El llamado octavo continente, la principal isla de plástico del planeta, fue descubierto por el navegante británico Charles Moore el 13 de agosto de 1997. Navegaba en su velero desde Hawai hasta California cuando, al desviarse de la ruta planeada, encontró flotando en el agua una inmensa mancha de botellas de plástico, envases, ropa, bolsas de basura, etc., una isla de basura de dimensiones incalculables. El Centro Nacional de Estudios Espaciales Francés (CNES) asegura que mide al menos 22.200 km de circunferencia y cuenta con una superficie que supera los 3,4 millones de kilómetros cuadrados. En lo que sí coinciden es que la concentración de polímeros de plástico es en esta zona hasta siete veces superior a la concentración de plancton.

10

Una manera muy loable de proteger la Naturaleza es tomando conciencia de que muchos de los que nosotros consideramos basura, se puede reusar, reciclar, pero también debemos reducir el consumo, de manera que los que consideremos basura no sea abundante. Muchos de los productos que hoy ofrece el mercado vienen envasado en algo plástico, ya sea cartucho, bolsa o botella. Esto al no contar con una buena disposición se vuelve un problema para el medio ambiente, ya que su  periodo de vida es muy largo. La botella de plástico dura entre 100 y 1000 años en descomponerse y así todos estos desechos de compuestos Plásticos tienen un grado de deterioro amplio mucho mayor que la esperanza de vida de un ser humano.

Según la clasificación internacional los plásticos se dividen en 7 grupos para su reciclado, donde cada uno representa el tipo de polímero del que está hecho para su correcto reciclado.

La figura expuesta sobre los continentes muestran en círculos de blanco sitios donde se encontrado grandes acumulaciones de Plásticos proveniente de todas partes del Mundo. La parte superior de esta acumulación de desechos es de 1,400,000 km2

El Plástico denominada basura marina, constituye uno de los más graves problemas de contaminación de nuestros océanos. Más del 60% de la basura que llega son plásticos. Ya en el año 2005 el PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente), puntualizaba que por kilómetro cuadrado se encontraban unas 13.000 partículas plásticas, bien flotando, bien en el fondo del mar.

  • Índice de salud de los Océanos 

“Un ecosistema saludable se define como una unidad socio-ecológica estable y sostenible, manteniendo su composición, organización y funcionamiento característicos a través del tiempo sin dejar de ser económicamente viable y de sostener a las comunidades humanas (Costanza 1992, Rapport 1998).

El Índice de Salud del Océano fue preparado por científicos marinos del Centro Nacional de Análisis Ecológico de Santa Bárbara, de Conservation International, COMPASS, el New England Aquariun, la National Oceanic and Atmospheric Administration, y varias universidades, desde el años 2012 es único, ya que ofrece un marco general para integrar los aspectos ambientales, sociales y económicos de los beneficios que los humanos derivamos del océano. El marco puede ser adaptado para capturar características y prioridades locales mediante la incorporación de los mejores datos e indicadores disponibles en una área. El métodos para calcular el Índice de Salud del Océano se desarrollaron a una escala global, combinando docenas de conjuntos de datos para producir puntuaciones anuales de Índice para los países y territorios costeros del mundo. Utilizando el mismo marco, las evaluaciones regionales permiten la exploración de variables que influyen en la salud del océano a escalas más pequeñas, donde se toman las decisiones políticas y de gestión. Estas evaluaciones se pueden hacer a nivel nacional, estatal, municipal, o a escalas físicas como bahías o mares. Los modelos y objetivos para cada meta se generan a partir de datos locales de mayor resolución, indicadores y prioridades los cuales producen puntuaciones que reflejan mejor las realidades locales. Esto permite a los científicos, gestores, responsables políticos y al público comprender mejor y de manera más integral, monitorear y comunicar el estado de los ecosistemas marinos locales y de diseñar acciones de gestión estratégicas para mejorar la salud general del océano.

Este estableció en el 2012 por primera vez en la historia, un índice que mide esta condición, teniendo en cuenta diez objetivos diferentes que de una u otra forma pueden ser utilizados para evaluar qué tan sano se encuentra el océano, nuestras costas y los recursos que nos proveen. El índice se basa en 10 variables: La provisión de alimentos, las oportunidades de pesca artesanal, la existencia y aprovechamiento de los productos naturales, el almacenamiento de carbono, los medios de vida relacionados con el océano, el turismo, la recreación cerca de las costas e islas, la calidad del agua, la biodiversidad, la protección costera y el sentido de pertenencia, son los temas utilizados en el modelo matemático que logró cuantificar la salud de nuestros mares, como una herramienta de gestión política a escala global. Este índice abarca la ZEE de cada país y para Panamá es de 332463.1km2 de mar. En el año 2012 en puntaje obtenido por Panamá fue de 48 de 100 puntos por debajo del promedio (60) y posición 129 de 171 países. Para el 2013 obtuvo 53 de 100 y posición  172 de  221 países. Para el año 2014 se evaluó tomando 10 sectores, Panamá obtuvo (OHI) 57 y ranking de 184 de países de 221 . Para muchos países su índice discrepaba de su realidad debido a la falta de datos disponibles.

El índice proporciona una herramienta poderosa para aumentar la conciencia pública, la gestión directa de los recursos, mejorar las políticas “Tendemos a olvidar que los humanos formamos parte de todos los ecosistemas.

El Índice de la Salud de los Océanos es único porque establece al ser y priorizar la investigación científica.  El Ser humano  como parte de los ecosistemas oceánicos. No solo somos el problema, sino también parte de la solución”.

Los científicos alertan que el impacto acumulativo de estos procesos, que se suman a otros factores generadores de estrés marino, son mucho más graves que lo estimado hasta el momento.

El profesor Alex Rogers, director de IPSO, manifestó que: “la salud del océano está descendiendo por una espiral más rápido de lo que pensábamos… La situación debería preocupar a todos, porque todos seremos afectados por los cambios en la capacidad que tienen los océanos para sostener la vida”. Por su parte el profesor Dan Laffoley opina que los resultados demuestran que si dilatamos más la aplicación de medidas para paliar el cambio, se incrementarán los costos del impacto y tendremos “mayores y tal vez pérdidas irreversibles”. Laffoley recalca que el informe del clima de las Naciones Unidas revela que el cambio climático se origina por la acción humana y “estos datos nos dan un motivo para mayor alarma, pero también nos plantean una ruta para la acción, debemos seguirla”.

Los investigadores indican que las áreas de mayor preocupación son:

1.- La supresión del oxígeno. Las predicciones indican que se experimentará una caída en el contenido de oxígeno en el océano de entre 1% a 7% hacia el 2100. A esto se suma el crecimiento de las zonas muertas (zonas sin oxígeno), que se originan por la contaminación por fertilizantes que alimentan un explosivo crecimiento de algas en zonas cercanas a las costas, luego al morir las algas acaban con el oxígeno en extensas regiones del océano.

2.- La acidificación. El océano está absorviendo grandes cantidades de CO2 y este proceso está causando la acidificación de las aguas, poniendo en peligro la vida de los corales. Se estima que hacia el 2050 alcanzaremos concentraciones de CO2 de entre 450 a 500 ppm y con ese nivel de concentración los corales se calcificarían y provocaría la extinción de muchas especies.

3.- Calentamiento. Los océanos están absorbiendo mucho calor y esto generará una reducción del hielo en las zonas polares. Se estima que el hielo sobre el mar del Ártico desaparecería en el 2037. Se calcula que se incrementará la estratificación de las capas del océano, se aceleraría la supresión del oxígeno, se liberaría enormes cantidades de metano contenidas debajo de las capas de hielo del Ártico.

4.- La triple combinación mortal. La combinación de la acidificación, el calentamiento y la supresión del oxígeno afectarán las temperaturas, química, estratificación, nutrientes y cantidad de oxígeno que son necesarias para sostener la vida. Muchos organismos se encontrarán en un ambiente hostil y se alterará la cadena alimenticia marina, además podrían incrementarse los agentes patógenos.

5.- Sobrepesca. Por último un factor en el que actúa directamente el ser humano. Un informe del 2012 de la FAO, indica que el 70% de las poblaciones de peces del mundo han sido explotadas hasta un punto en el que no se puede garantizar la sostenibilidad de la actividad pesquera, además de este porcentaje, el 30% de especies ha colapsado hasta un punto en el que solo se sostiene el 10% de su biomasa. Un reporte reciente de la FAO indica que el 60% de las industrias pesqueras se encuentran en el nivel de “fracaso” al intentar implementar el Código de Conducta para Pesqueras Responsables, y ningún país ha alcanzado el nivel de “bueno”.